Un proceso electoral en plena Guerra de la Independencia

PÉREZ JUAN, J.A., Un proceso electoral en plena Guerra de la Independencia, en la La Guerra de la Independencia Española: una visión militar : actas del VI Congreso de Historia Militar, Zaragoza, 31 de marzo a 4 de abril de 2008, Vol. 2, 2009 (Comunicaciones), ISBN 978-84-9781-535-2, págs. 203-210.

Resumen:

El derecho al sufragio se configura como un elemento sustancial de todo sistema democrático. Por esta razón, es lógico que las bases del régimen electoral queden fijadas en la Constitución, en cuanto marco fundamental de todo ordenamiento jurídico-político. Sin duda, esta ha sido la pauta general seguida en todas nuestras Constituciones. Sin embargo, el texto gaditano se aparta de la anterior tendencia al señalar en su articulado no sólo los axiomas básicos, sino también una regulación detallada y minuciosa del procedimiento electoral. Esta circunstancia obedece al carácter reglamentario que le ha distinguido tradicionalmente al desarrollar en sus preceptos cuestiones que no deben ser analizadas por una ley fundamental, como el modelo territorial o los comicios.  La razón que justifica esta práctica responde, según Comellas, a dos motivos, de un lado, a la excepcional importancia que se concede al nombramiento de diputados, y de otro, a la preocupación por evitar injerencias de otros poderes en las elecciones. Se configura un sistema electoral complejo, sesgado en varias fases o estadios que tuvo que ser aplicado en plena guerra de la independencia. Es precisamente éste el objeto de nuestro trabajo. Analizar el procedimiento electoral establecido a principios del s.XIX, estudiar su aplicación práctica y grado de efectividad.

¿Qué notas caracterizan al régimen electoral gaditano?

¿Pudo aplicarse durante la guerra de la independencia? ¿En qué condiciones?

Todas estas cuestiones son analizadas en este artículo. Para responder a todas ellas nuestra investigación se centra en el estudio de la convocatoria a cortes generales de 1813. En particular se ciñe al análisis de las elecciones celebradas en el reino de Valencia en estas fechas. La elección está justificada.  Las tierras valencianas, pese a ser una de las primeras que se levantaron contra los franceses en mayo de 1808, sufrirán el acoso de las huestes napoleónicas ocupando la capital del reino. Esta circunstancia nos permite conocer de primera mano cómo pudo realizarse un proceso electoral en un territorio invadido.

 

Domingo, 11 de mayo de 2014